Cómo leer tu nómina

¿Has recibido tu nómina pero no sabes cómo leerla? Nosotros te ayudamos. Sigue leyendo para enterarte de todo.

Puede que te hayas incorporado hace poco al mundo laboral, o que ya lleves tiempo pero nunca te hayas fijado en tu nómina hasta ahora. En este post te explicamos todos los apartados que tiene tu nómina y en qué te debes fijar en cada uno de ellos para comprobar que está todo correcto.

plantilla nomina boe

¿Qué es una nómina?

Lo primero que debes saber es qué es una nómina. Una nómina de trabajo es un recibo de pago de un salario. Es un documento que la empresa entrega al trabajador en el que se puede ver el sueldo que recibe el empleado, las retenciones aplicadas y otras percepciones económicas.

En resumen, es un justificante de que tu sueldo ha sido pagado y también un justificante de que se han realizado los pagos correspondientes a la Seguridad Social del trabajador y las retenciones del IRPF.

Cómo leer tu nómina de trabajo

Así, cada mes tu empresa deberá proporcionarte tu nómina para poder comprobar que tus derechos y deberes fiscales se están cumpliendo correctamente. Pero, ¿cómo se lee una nómina? Primero encontrarás un encabezado en el que se encuentran los datos de la empresa y los de la persona trabajadora (incluyendo el tipo de contrato, categoría profesional y fecha de antigüedad).

Después del encabezado estará dividida en 4 partes: devengos, deducciones de Seguridad Social, deducciones de IRPF y el líquido a percibir.

Devengos de la nómina.

El apartado de devengos de una nómina muestra todas las cantidades entregadas al trabajador como retribución de su trabajo. Osea todo lo que la empresa pone a tu disposición (que no es lo mismo que todo el dinero que recibes, lo veremos después). Estos devengos pueden ser salariales o no salariales.

Los devengos salariales son:

  • Salario base. Es el salario bruto acordado en tu contrato. Para comprobar que tu salario base está correcto deberás saber que nunca puede ser menos que lo que marque en tu convenio para tu nivel profesional.
  • Complementos salariales. Son las cantidades extraordinarias percibidas. Incentivos por objetivos logrados, etc.
  • Horas extraordinarias. Aquí se pagarían las horas extras realizadas.
  • Gratificaciones extraordinarias. Aquí es donde se perciben las pagas extra obligatorias, dependiendo del acuerdo que tengas con tu empresa, recibirás estas pagas dos veces al año o prorrateadas entre los 12 meses. Si recibes dos pagas extra, recibes tu sueldo en 14 pagas, si están prorrateadas, lo recibes en 12 pagas. Si esta última situación es la tuya, tendrás un apartado de “P/P Extra” en donde se sumará la cantidad proporcional que corresponde.
  • Salario en especie. Está exento de IRPF en la mayoría de los casos. Puede ser un ticket de transporte, cheque de guardería, seguro médico privado… 

Los devengos no salariales son:

  • Indemnizaciones o suplidos. Gastos que el trabajador haya adelantado pero que tengan que correr por parte de la empresa. Gasolina, dietas, materiales…
  • Prestaciones e indemnizaciones de la Seguridad Social. Por despido, suspensión o traslado, y los pagados por la empresa por incapacidad o desempleo.

Todas estas cifras se suman en el total devengado, que te dará tu salario bruto total.

Deducciones de Seguridad Social

En el apartado de deducciones, encontraremos primero (normalmente) las deducciones de la Seguridad Social que restan a la cantidad total devengada. Estas deducciones son:

  • Contingencias comunes. El 4,7% de los devengos sin contar las horas extras.
  • Desempleo. La cantidad es distinta dependiendo del tipo de contrato pero va del 1,55% al 1,6%.
  • Formación profesional. Un 0,10%, la empresa puede pedir recuperar este dinero a cambio de ofrecer formación al empleado.
  • Horas extraordinarias por fuerza mayor, con una deducción del 2%.
  • Horas extraordinarias sin fuerza mayor, con una deducción del 4,7%.

Deducciones de IRPF

Las deducciones de IRPF también restan a la cantidad total devengada. En esta parte elige el trabajador qué porcentaje se le retiene. Debes tener en cuenta que cuanto menor sea el porcentaje de retención, más dinero tendrás que pagar en la declaración de la renta. ¿Qué pasa si tienes una retención muy alta y no deberías? Que al hacer la declaración de la renta se te devolverá el dinero que has pagado de más.
Si quieres comprobar que estás reteniendo el porcentaje adecuado de IRPF para tu situación, podrás usar esta calculadora online del Ministerio de Hacienda.

Líquido a percibir

En el apartado “Líquido a percibir” tendrás la cantidad total que te será entregada. Esto sería el sueldo neto, con todas las deducciones ya aplicadas.

Ahora que ya sabes cómo leer tu nómina, evitarás sorpresas a la hora de hacer tu declaración de la renta. Recuerda que es obligatorio que la empresa te proporcione tu nómina todos los meses y que puedes denunciar si se niegan a hacerlo.

Si quieres seguir formándote y mejorando tu perfil profesional, puedes buscar entre nuestros cursos gratuitos el que mejor se adecúe a tus necesidades.

Ver más cursos

Publicado el:

Actualizado el:

Descubre nuevos cursos y certificados

Suscríbete a nuestra newsletter y no te pierdas ninguno